Ginoreflexiones II: Rajastán

Home / Paises / India / Ginoreflexiones II: Rajastán

Bikaner, Jaisalmer, Jodhpur, Udaipur, Ajmer, Pushkar y Jaipur conforman nuestra ruta por el Rajastán.
Todo ha sido caos (ordenado), fuertes, templos, comida picante, ciudades sagradas y un gran bazar.

Todo es Caos

Coches, autoricksaws, transeúntes, carros, bicicletas y motocicletas; escupitajos, mierdas, flemas, basura y meados; monos, cabras, vacas, burros, perros y cerdos. Todos se mezclan y amontanan por las estrechas calles.
Los primeros días en el estado de Rajastán y en India en general, tienes la sensación de que todo es un caos y te preguntas cómo un país se puede sostener en esas condiciones.
Según pasas los días te vas dando cuenta de que ese caos está ordenado desde la perspectiva india, sólo hay que entender y seguir sus “normas”:
  • Norma 1: Está bien escupir, tirar basura, cagar (puesto que el alcantarillado transcurre a cielo abierto por la calle) y mear en donde te de la gana de la calle o casi cualquier otro sitio.
  • Norma 2: El occidental segmenta la vía pública según la velocidad del vehículo. Así tenemos carretera, carril bus, carril bici y acera. La norma en la india es que no hay separación y todos van por una calle semipavimentada. Ahora añádele carros y toda clase de animales. Todo está bien.
  • Norma 3: En occidente se circula siempre en un sentido. En India generalmente se circula por el carril izquierdo, pero si no, no pasa nada. La norma es virar suavemente (o no) hasta ganarle la posición a otro vehículo/transeunte. Para ser sincero funciona bastante bien.
  • Norma 4: Sistema de preferencia: motos, vacas, autoricksaws, resto de vehículos, resto de animales, extranjeros.
  • Norma 5. No hay sonido suficientemente estridente o alto.
[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]
Tiene un minuto para shiva

Todo son fuertes y templos

Amber Fort, Mehrangarh, Jaisalmer Fort, Junagarh, Hatroi y Jaigarh son algunos de los muchos fuertes que se pueden ver en Rajastán.
Rajastán, la tierra de hijos de reyes, descendientes del sol, luna y fuego han gobernado este lugar durante más de 1000 años y no han parado de construir fortificaciones hasta ser sometidos por el imperio Mughal.
Lo que una vez sirvió para conservar un imperio ahora es una lucrativa forma de financiación estatal, incrementando el precio de la visita año tras año y haciendo que la entrada media por fuerte cueste 500Rs (7€) para el extranjero y 20Rs (0,20€) para el nacional. Algo que en Europa intuyo sería ilegal, aunque aquí quizás justificable debido a la diferencia de poder adquisitivo.
Templos sijs, hinduistas, jainistas, musulmanes, bahistas, cristianos… Todos conviven en sorprendente paz y armonía.
Templos hasta en el agua

Todo es picante II

Thalis, dal, pakoras, paneer, alo, gobhi, chapatti…
“Dicen que hasta que no le da cagalera en un tren indio, un europeo no se convierte en hombre (cita requerida). Hecho.”
Todo sigue picando y mi esfínter no se está acostumbrando al ritmo esperado. Como muestra, además de los incidentes en el tren, mis nuevos 2000 metros obstáculos, esta vez en modalidad escalada en Jaisalmer, salvando desniveles comparables al Tourmalet.
Subida al WC Tourmalete

Todo es sagrado

Vacas, lagos, ciudades, ríos, niños y puertas. Para los indios, especialmente en Rajastán, no hay nada que no sea sagrado y esté mezclado con una amalgama de mitos, religiones y tradiciones.
Hiciésemos lo que hiciésemos, en el fondo siempre pensábamos que estábamos cometiendo algún tipo de sacrilegio y que vendría algún indio cabreado a decirnos que eso era sagrado. Aprendimos que da igual que escupas en la representación del mismísimo Shiva; lo único que tienes que hacer es descalzarte y recorrer lo que sea en el sentido de las agujas del reloj.
Todavía estamos intentando descifrar el karma hindú:
Mal karma si comes animal, fumas o bebes, pero no pasa nada por estafar y timar a todo lo que se mueve
En la imagen inferior un niño con los ojos pintados con kohl, que ahuyenta el mal de ojo, maldiciones, infecciones y más cosas.
Niña con rímel modelo “anti mal de ojo”

Todo es un gran bazar

Chanclas, miniaturas, ropa, plata, especies, sarees, joyas y telares (entre otras muchas cosas). Da igual en donde estés, todo podrás encontrarlo a menos de 2 minutos andando.
Al igual que se decía que una ardilla podría atravesar la Peninsula Ibérica de árbol en árbol sin tocar el suelo, podrías cruzar Rajastán sin pisar otra cosa que no fuese un bazar.
Bazar de miniaturas

Como siempre, Marian os contará lo realmente interesante; el viaje, por ahora en Rajastán:

O si se os pasó la Ginoreflexión de Delhi. Ah! y échale un vistazo a la sección de Personajes (dentro de Galerías) en donde te contamos las personas con las que nos encontramos en el viaje.

Related Posts
Showing 4 comments
  • Baga ^^

    jajajaja sé que no debería reírme pero lo de los 200m me hace cada vez más gracia. Pobre, vas a acabar escuchimizado!! Bikos pa los 2 y a seguir escupiendo!!

    • Gino Palazzo
      Gino Palazzo

      Bego! he adelgazado 7 kilos y bajando… Se me va a quedar un tipín!

  • Dani

    Al final vas a popularizar la dieta India y todo… 😀

    • Gino Palazzo
      Gino Palazzo

      Sip, creo que voy a dedicar a vender las lindeces de la comida India a la vuelta del viaje.
      En cambio, llevamos 15 dias en Nepal y 0 diarreas… me voy a quedar sin temas en la proxima Ginoreflexion!

Leave a Comment