Jodhpur y Udaipur

Home / Paises / India / Jodhpur y Udaipur

Jodhpur

Avanzamos hacia el este de India de nuevo tras dejar atrás el extremo oeste (Jaisalmer), aunque esta vez la ruta va ligeramente más hacia el sur. El viaje en tren a Jodhpur dura 5 horas y también se hace muy ameno, por el paisaje, y por un grupo de marintrenjodhpurcolegas de trabajo que viajaban juntos con los que charlamos un buen rato. Rondan los 26, dos chicas y un chico, y son muy simpáticos. Intercambiamos cuestiones culturales (visten totalmente a la moda occidental, son de clase media-alta). Hay otro matrimonio joven sentado al otro lado del pasillo que también se unen en algunas conversaciones y nos enseñan fotos de su boda para explicarnos algunos símbolos de India.

En uno de estos intercambios culturales, este grupo tan majo nos invita a probarcaramelopicante dos caramelos típicos, y pican (seriously???) Sí, el primero es un caramelo inicialmente dulce pero a medida que se acaba aparece su parte salada y su parte de masala picante! y el segundo es de mango pero al final también tiene un regustillo raro medio salado-picante. Estamos cada vez más valientes con el picante aunque últimamente nos han dado dosis bastante fuertes y queríamos evitarlo unos días… pero al parecer, es misión imposible.

Lo mejor del viaje fue sin duda, la heroicidad de Gin para conseguirme una chocolatina que se me antojó, en mitad de una de las estaciones donde estuvimos 15 minutos parados. Tuvo que pelear contracorriente con una fila de indios enorme para llegar al tendero y uno de nuestros amigos del tren le echó una mano para conseguirazoteajodhpurlo.

Al llegar a Jodhpur a las 23:00 horas el motorickshaw nos deja a 1km del hostel, pero no había que preocuparse de cómo llegar, porque justo bajó a recogernos un  chino que trabaja en el hostel super ANTIpático. Se presentó, dijo “Ginés?” y subió escopeteado para “guiarnos” cuestaza arriba hasta el hostel. A mí me parecieron 5 km en lugar de 1…El hostel estaba bien, pero lo mejor, como ya nos ha pasado antes, fue la azotea con el rollito hippie y vistas al fuerte.

 

Aquí solocuasiazuljodhpur pasamos el día siguiente completo, puesto que no hay demasiadas cosas turísticas que ver. Las calles con ALGUNA casa o pared azul (un poco decepción en este sentido la ciudad “azul” aunque alguna foto chula pudimos hacer); la plaza del Clocktower con la entrada a la ciudad antigua, donde pudimos comer una tortilla española (domeleteshopjodhpurejémoslo en bastante conseguida pero rica de sabor), en una dhaba regentada desde hace 42 años por el mismo señor, entrañable donde los haya, que lleva eso, 42 años haciendo tortillas como un loco y es famosísimo por ello. Justo enfrente hay otra igual pero nos decantamos por esta (al lado derecho) que en general tiene mejores opiniones.

 

 

Despmarinsentadacasaazuljodhpurués nos dimos una de esas caminatas que nos gustan a nosotros hasta los fuertes para luego no entrar :D:D:D. El paseo es bonito, desde las alturas las vistas molan, pero seguimos pensando que si entramos en todos los fuertes, museos y monumentos típicos turísticos se nos acortaría el periodo de viaje…

 

 

 

grifomalignojodhpurAhora sí nos merecíamos un Makhania lassi típico del Shri Mishrilal Hotel Café.  ¡Ñam! Delicioso (la bola dulce que también probamos ya no tanto…creo que es por eso mismo, porque es como morder un terrón de azúcar). Pagamos como podemos con las manos pringosísimas, aunque fuera tienen una pila para lavarte, y después un trapo para secarte. Solo hicimos lo primero (ver foto a la derecha de este párrafo para entender por qué, Ale me entenderá mejor que nadie :P).

 

Tras otro paseo, volvemos al hostel para leer, escribir, etc…y conocemos a Brendo, con el que tenemos una de las conversaciones más profundas del viaje. En ese momento me parece todo perfectamente surrealista (he de decir que estábamos tomando la primera cerveza del viaje).

Camino a Udaipur! O casi…el mismo dueño del hostel que nos aseguró que no habría problema en comprar ahí mismo el billete de bus a Udaipur, nos dice 3 horas antes que no hay finalmente autobús. Tenemos tiempo de sobra pero hay que ponerse en marcha. Otra agencia de billetes no está donde indica google y tras preguntar nos llevan en motorickshaw a la localización verdadera que estaba a 4km. Ya tenemos billetes y para hacer tiempo nos vamos a desayunar (otra vez jaja) a un hotel que hay al lado. Es aparentemente pijo y en efecto se nota en el servicio, hasta un poco incómodo a veces (cuando los camareros se levantan o dejan de hacer inmediatamente lo que estaban haciendo y colocan sus manos detrás del cuerpo para saludar con la cabeza cuando pasas por su lado…).

Ahora sí estamos listos para 6 horas de autobús.

 

Udaipur

busaudaipurEste viaje en bus es muy chulo, el paisaje es algo más verde que el trayecto Bikaner-Jaisalmer, y atravesamos unos pueblos preciosos. Muy rurales, pero con encanto. No podemos evitar pensar lo que molaría hacer esa ruta en moto… A las 22:00 nos dicen que hemos llegado a la última parada, con todo oscuro y solo un edificio aislado en la otra acera. ¿Son las afueras de Udaipur o dónde cuyons estamos? Menos mal que con el GPS sabemos que a 8 km del centro de la ciudad, donde nos alojamos.

Toca negociar motoricshaw y como apenas se nos ve necesitados 😛 vamos ya concienciados de que nos va a salir más caro de lo normal. Aun así no nos dejamos vencer a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera, hasta que vuelve el primero y llegamos a un acuerdo (eh, pero volvió él a por nosotros, que estábamos todo dignos poco dispuestos a un gran timo :P).

 

El hostel está bien, tenemos baño propio esta vez pero el ambiente mola menos, y no tiene azotea hippie. El casero, un chico joven, parece majo y no se corta en tirarle los trastos a Gin delante de mí :D. Es descaradísimo a propósito, y no le importa para nada tocarle el bíceps o pedirle que se suba la camiseta para verle los abdominales. Yo que no puedo parar de reír por dentro, no sé qué decir o hacer para quitárselo un rato de encima. Solo me sale decir chorradas para parecer que me río de ellas y no de la situación y la cara de Ginés.

La ciudad es bonita ya por la noche. Cruzamos el lago por uno de los puentes para cenarudaipur en uno de los restaurantes de la otra orilla. Es tipo Oporto pero a lo indio, y es bastante romántico. El servicio es malo (pero en general la atención al cliente y el concepto de fidelizar no está muy extendido por aquí). Ya se aprecia que esta ciudad está más limpia que las demás lo cual se agradece infinito no solo por la higiene sino por la comodidad de tener que esquivar menos cosas al andar. En Udaipur hay una asociación que recoge los animales de la calle aunque se siguen viendo toros y vacas, perros y gatos, pero muchos menos que en otras ciudades.

De día, se observa que el turismo que recibe Udaipur, salvo los mochileros, es de poder adquisitivo más alto, tanto turismo indio como extranjero. Visitamos los jardines del Palacio, que aprovechamos para cruzar hacia el sur y seguir nuestra ruta, hasta el lugar más recomendado para ver el atardecer, aunque es medio día, pero nos apetece andar. Las vistas del lago Picholi son muy bonitas. Tiene dos islotes en medio, uno de ellos con un super hotel con spa y demás al que se llega en barco.

haveliudaipurComemos, paseamos, compramos unas gafas de sol para que no se me derritan las retinas, y merendamos para ver el atardecer en una azotea muy chula. Me apetece cenar algo simple pero rico, y me pido una ensalada de tomate que esperaba que efectivamente en su mayoría tuviera tomate pero también algo de cebolla y dos o 3 hojas de lechuguita, pero no, era solo tomate. La verdad, es lo que ponía 😀 así que no puedo quejarme, además está buenísimo.

 

 

Gin se dejó las gafas de sol pero al día siguiente fuimos a buscarlas y si nos las devolvían nos quedábamos a desayunar. Preguntamos a un niño si estaban ahí (ya las veíamos, las tenían apoyadas detrás de la caja pero en un sitio visible), y tras hacerse el loco un poco al principio, se las devolvió y nos zampamos un buen desayulosdosselfieudaipurno.

Entramos en la Bagore-Ki-Haveli. Vemos el museo de la armería, una exhibición de pinturas donde además de la artista, está su hija, una niña que nos acompaña durante toda la visita de las obras, vendiéndonos las bondades de los trabajos de su madre (es increíble la labia que tienen los niñ@s). Hay otro chico que tiene permiso del gobierno para vender también dentro de la Haveli (casa antigua muy grande, que posee algún tipo de belleza arquitectónica especial, con patios destinados a diferentes usos: entrada, anfiteatro, etc…).

Este chico vende pinturas en miniatura y para engancharnos me coge la mano y empieza a pintarme algo en una uña que finalmente es un pavo real…hablamos un ratito con él y algo le compramos…

Tras recorrer una sala con turbantes de muchos tipos, incluso ver el turbante más grande de la historia que pesa 30 kg, otra sala muy grande llena de marionetas, algunas a tamaño real (creepy creepy…), una representación con figuras casi a tamaño real de una boda india y varias salas con instrumentos, nos dirigimos a probar el special lassi de Udaipur. Lo prepara una mujer que regenta un café a 50 metros del templo hinduista Jagdish Temple (muy bonito ver foto a la terazasudaipurderecha), con gran variedad de frutas, muesli y pepitas de granada encima, está delicioso.

Pasamos un rato gracioso antes de comer en nuestro sitio de Thali por 99 rupias (1,3€ aprox) y volver a dormir…casi hasta el día siguiente! La mujer que prepara el lassi nos intenta vender de todo pero charlamos también sobre otros temas. Nos confirma el significado de pintarle los ojos con khol a los niñ@s, y es para ahuyentar a los malos espíritus y al mal de ojo. A veces, además de la línea negra, también les dibujan un punto negro en la frente.

El Thali es un plato muy típico de aquí, y muy codiciado por los turistas occidentales por la variedad y el precio. Es la representación de la comida más típica de cada zona, por ello hay thali rajasthani, thali del sur de india, etc…

Dependiendo el sitio lo preparan con unos ingredientes u otros, con más o menos picante, pero normalmente cosuperthaliginntiene lo siguiente, servido en boles separados para que mezcles a tu gusto: arroz, dhal = lentejas ó garbanzos, Aloo (patata con especias y algún que otro mattar = guisante), curd = especie de yogur, chapati = torta de pan, y si es bueno algún otro bol con más verduritas y paneer = queso tipo feta.

Los menos buenos se notan por ser menos generosos en cuanto a cantidad y en la calidad, y porque casi todos los boles son prácticamente sopa sin ningún tipo de sólido… El de Udaipur estaba muy rico, pero el de la foto fue uno especial que se pidió Gin en Jaisalmer.

 

 

Related Posts

Leave a Comment