Bye bye India, ¡hola Nepal! Primera parada: Katmandú

Home / Paises / Nepal / Bye bye India, ¡hola Nepal! Primera parada: Katmandú

Primera frontera terrestre.

frontera Nepal Belahiya

Dejamos atrás India con buen sabor de boca y al mismo tiempo ganas de conocer otros lugares.

Para llegar a Kathmandú desde Varanasi, viajamos 4 horas en tren hasta Gorakhpur, después cogimos un autobús (el peor hasta el momento) hasta la frontera (Sunaili es la parte India y Belahiya la parte nepalí donde nos hacemos el visado por 30 días (40 USD cada uno).

Tras un café para reponer fuerzas, nos espera otro autobús nocturno (13 horas) hasta Kathamndú, donde llegamos a las 9am del día siguiente. Ha sido largo viaje, pero el taxi nos deja casi en casa de nuestro couchsurfer, Yuhanna. Desde el comienzo del viaje a Nepal, Joshua, nuestro amigo Borch en versión americana nos acompaña.

Yuhanna y su familia nos acogen a los 3. Comenzamos con una visita al colegio que dirige Yuhanna, gincolekatmanduel cual tuvieron que reconstruir tras el terremoto de abril de 2015.

En la reconstrucción participaron tanto profesionales como los profesores y demás personal del colegio, para tenerlo en pie de nuevo lo antes posible y que los alumnos pudieran volver a sus clases con normalidad. Tienen muy asimilado que haya temblores con cierta frecuencia aunque nos dijeron que úlninioscoletimamente hay seísmos más a menudo de lo normal, de hecho la tercera noche pudimos sentir uno de ellos! (fue pequeñito). Tuvimos la oportunidad de enseñarles algo de español en una clase express y entretenerles durante un buen rato con el juego del pañuelo y algún que otro ejercicio físico (para cansarles antes de que acabaran ellos con nosotros :P).

 

Durante los 5 días estuvimos a caballo entre la casa de Yuhanna y Poonam, su mujer. Un encanto y muy inteligente y abierta de mente, y la casa de la hermana de Yuhanna que vive con su marido y dos hijos, un niño de unos 10 años y una niña de 2. Éramos 9 en total pero había espacio para todos y comida a raudales!

Nos preparaban el deIMG_20160219_115958_HDRsayuno (café, tostadas, huevos fritos, galletas, etc…), y nos cedieron sus propias camas, (a Gin y a mí la de habitación de matrimonio), para ellos dormir todos en el salón (dos matrimonios y los dos niños) donde solo tenían un par de futones en el suelo y algunos sofás.

La hospitalidad no faltó en ningún momento como podéis ver. Además nos enseñaron a hacer momos, comida típica nepalí (aunque su origen es chino). Los preparan tanto vegetales como de carne.

IMG_20160222_142509_HDRDe nuevo en la casa de Yuhanna las dos últimas noches, vivimos experiencias únicas. El seísmo que después nos enteramos que fue de intensidad 5 en la escala de Richter, y a media noche te deja un cuerpo raro…y otra experiencia curiosa:

Yuhanna y Poonam, al igual que el resto de la familia, son protestantes. Una de las tardes pudimos presenciar una de sus costumbres. Cada día antes de cenar se reúnen en una de las casas de la pequeña comunidad donde viven, para cantar y leer un pasaje de la Biblia para después comentarlo entre todos, guiados por uno de los pastores. Tuvieron el detalle de dejarnos una Biblia en inglés para entender y poder seguir lo que leían, incluso nos invitaron a leer cuando llegó nuestro turno dentro del círculo a lo cual no nos negamos en realidad por no hacerles un feo en ese momento.

patanEchábamoss un poco de menos algo de independencia por eso nos fuimos los dos solos a visitar dos zonas muy bonitas de Kathmandú: Bakhtapur y Patan (foto dcha).

En un día se pueden ver ambas, con sus Durbar Square, similar a la de Kathmandú centro, donde predominan los templos de arquitectura Newari, que seguro todos conocéis (ver foto debajo), muchos de ellos en proceso de reconstrucción tras el terremoto de 2015.

 

 

 

IMG_20160219_160003_HDR

 

 

 

Durbar Square. Katmandú.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

chuliswayanbunathTambién visitamos el Swayambhunath Temple, en Katmandú, llamativo por ser diferente a los demás…y que está situado en lo alto de una colina, por lo que el paseo agradable hasta llegar a él, está garantizado. El complejo de santuarios y templos además conviven con un pequeño monasterio ya que es un enclave central del budismo tibetano (puedes ver a los monjes realizando sus rituales y ofrendas.

 

En resumen, hemos pasado unos días muy agradables en Khatmandú con una familia estupenda donde hemos tenido la experiencia de couchsurfing más intensa.

Es increíble el espíritu de cooperación y ganas de cambiar las cosas que se respira en este país. Quizá es por las circunstancias que les toca vivir, en cuanto a desastres naturales, pero también creo que va en el carácter y en la cultura de su gente. Hemos vivido de primera mano, numerosos actos solidarios.

Además de becar a niños con pocos recursos en el colegio que dirige, Yuhanna y su mujer están cada vez más involucrados en su ong, HALF (Home and Life Foundation) con la que también vamos a colaborar de diferentes formas en breve. Puedes echar un vistazo en su página web y si te apetece y te gusta el proyecto, puedes ayudarles realizando una aportación económica o de cualquier otra forma con la que puedas aportar tu granito de arena (voluntariado, envío de ropa y material escolar, etc…). Puedes ponerte en contacto con ellos a través de su web, o si prefieres, coméntanoslo y te ponemos en contacto más directo con ellos. Enlace a su web:

Home&Life Foundation Nepal

Si te perdiste nuestras aventuras por India, puedes ir al post de Ginoreflexiones III:India para viajar hasta allí sin moverte del sofá/silla de la ofi 🙂

Related Posts
Showing 2 comments
  • Baga ^^

    Aquí Baga desde la silla de la ofi again…qué envidia!! debe molar cambiar los hostels de vez en cuando por familias majas que te aceptan en su mundo sin pedir nada a cambio. Mola mucho pareja. A seguir disfrutándolo y contándonoslo 🙂

    • Marian Rodriguez
      Marian Rodriguez

      Bego…no te quejes jaja. Muchas gracias por leernos! También aquí eres fan n°1 🙂 An abraza granda!

Leave a Comment